Querida Mujer, este es tu Despacho y esta tu Oficina

Querida mujer,

Bienvenida al mundo empresarial donde cada día será una nueva aventura a la que enfrentarse y los retos habrá que afrontarlos con una sonrisa. Donde los días de reuniones y llamadas se harán largos y los tacones al final del día se harán pesados.

Bienvenida también al crecimiento personal y a la independencia. Bienvenida a tu despacho, ese tan grande, que es el que mereces, con vistas al centro que acompañarán ese café que te ayuda a despertar cada mañana. Cada día será distinto y cada día te aportará algo nuevo. Cada día y paso a paso, irás superando todas esas dificultades a las que te enfrentas hoy.

Te sentirás orgullosa de tus logros, y no será para menos, habrás trabajado muy duro para conseguirlo. Sabemos que el mundo empresarial no te ha facilitado llegar hasta aquí. Es cierto, no ha sido fácil. Pero querida mujer, el mérito de haber llegado hasta aquí es única y exclusivamente tuyo. Has sabido superar tus miedos para mirar de cara al éxito de ver realizados tus propósitos, y has sabido ser fuerte y trabajadora, y saber que podías conseguir aquello que te propusieras.

Éste es tu despacho y ésta es tu oficina. La ventana por la que mirarás cada mañana, la recepcionista que te sonreirá cada mañana al entrar a la oficina, el desorden de tu mesa por todos los proyectos que te quedarán aún por hacer y las llamadas de clientes agradecidos. Todo tuyo, exclusivamente tuyo, por y para ti.

Enhorabuena, porque ha costado años de trabajo conseguir que la mujer gozase de la oportunidad de trabajar, de tener un sueldo y libertad económica. Y, tras todos los años de lucha, aquí estás. Y gracias a todas aquellas mujeres que creyeron en sus ideales hoy estás aquí, ilusionada y con muchos proyectos por descubrir aún.

Querida mujer, lucha, no te conformes. Eres el resultado del esfuerzo de una joven que apostó por sus estudios, el de aquella joven que confió en su empeño en el trabajo, aquella que quiso echar horas extra en la oficina porque quería ese ascenso, y creía en sus capacidades. Si has logrado superar todas esas barreras, no dudes en luchar por lo que te espera. No desistas.

Bienvenida mujer al mundo laboral, éste es tu despacho y ésta es tu oficina.

Deja un comentario