El lujo de tener una oficina en Serrano

¿Quién dijo que hay que conformarse? A la hora de pensar en nuestra empresa debemos aspirar siempre a lo mejor. Nuestros clientes han de sentirse cuidados, y la calidad de los detalles se nota a la hora de ofrecer un buen servicio.

La localización de la oficina es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. La localización aporta seriedad y fiabilidad. Pensemos por un instante en la necesidad de nuestro cliente, en vez de lo que podamos ofrecer. Si acudimos a las oficinas de un negocio, la impresión que nos causará una espacio profesional, con buena ubicación en un ambiente que se ve cuidado, será mucho más positiva que, si por el contrario, fuésemos a una oficina en las afueras, en una zona de difícil acceso o mal comunicada, alejada de las zonas residenciales y con un ambiente menos cuidado. ¿No es cierto?

Hay que entender que no es únicamente la ubicación lo que hace a Serrano una zona distintiva. Es la arquitectura de las calles al pasear yendo a la oficina, y es tener el parque del Retiro a pocos pasos. En definitiva, es sentir la esencia de la capital en el día a día.

La calidad y el lujo de un despacho en esta zona no sólo es para la imagen con nuestros clientes, también es para el propio trabajador. Un cliente va a salir satisfecho si todos los ingredientes se proporcionan de la forma correcta. Son esos pequeños detalles los que marcan la diferencia de un buen servicio a un servicio excepcional.

Entonces, ¿qué otros ingredientes se necesitan para poder ofrecer a nuestro cliente la mejor calidad posible? Nuestra actitud.

Quizá no seamos conscientes, pero la localización de nuestro trabajo marca la diferencia en cuanto a nuestra actitud diaria. Serrano es lujo y es éxito, y rodearnos día a día de estos dos componentes hace que progresivamente los vayamos adquiriendo. Ganamos positivismo, seguridad en uno mismo y en la empresa.

Y este cambio es posible por mucho menos de lo que pensamos. El lujo no va ligado a unos gastos excesivos, tener una oficina en Serrano está más cerca de nuestro alcance de lo que podamos creer. Ya que viendo la necesidad de los jóvenes emprendedores de tener un despacho bien posicionado, nacieron los centros de negocios.

Y, ¿cómo es el funcionamiento de un centro de negocios? Para empezar, nos proporciona despachos a nuestra medida, necesidades y presupuesto. De este modo, cada empresa podrá tener un lugar de trabajo por mucho menos de lo que se espera, y sin la necesidad de invertir en una oficina tradicional en otra área de menor precio. Aún así, si nuestro presupuesto inicial es menor, un centro de negocios nos ofrece la opción de únicamente de domiciliar nuestra empresa.

Como podemos ver, estas opciones nos dan facilidades de profesionalizar nuestro negocio a muy bajo coste, consiguiendo multiplicar la mejora de imagen para nuestro cliente. Estos pequeños matices, que nos harán pasar de un buen servicio, a un servicio excelente.

No hemos de conformarnos, nuestra empresa merece la mejor calidad.

Deja un comentario