En tu oficina o en la mía

Somos muchos los emprendedores, pequeños empresarios, freelances y/o autónomos que ofrecemos servicios a empresas y cuando tenemos que atender a nuestros clientes no tenemos un lugar corporativo y/o profesional donde recibirlos. En muchas ocasiones acudimos a sus instalaciones ya que para ellos es mucho más cómodo y el servicio se percibe como más personalizado. Esta manera de proceder, sobretodo, se da en las empresas grandes, en las que dan por hecho que los proveedores tienen casi la obligación de desplazarse a su oficina, pero qué pasa cuando el cliente quiere venir a vernos o cuando quiere mantener la reunión en nuestra empresa ya sea porque necesita discreción o simplemente porque quiere evaluar el potencial de nuestra empresa

Este un problema de fácil resolución, cada vez es más conocido el alquiler de espacios para empresas de forma puntual en los Centros de Negocios o espacios Coworking, ya que antiguamente la alternativa era el uso de hoteles y cafeterías, que para tener un encuentro informal o profesional con personas conocidas no estaba mal, pero no para recibir a candidatos, clientes, proveedores, que en una gran mayoría esperan ver un entorno de empresa, donde sientan seguridad de que el servicio que se les está ofreciendo está respaldado y que la empresa que les atiende tiene su lugar en el extenso tejido empresarial.

Pongo de ejemplo el centro de negocios EligeWorkplace, aprovechando que este es el segundo año consecutivo que le galardonan como espacio Top, por unos de los portales de referencia en el alquiler de espacios compartidos Spaceson. Han sido reconocidos no solamente porque tenga unas buenas instalaciones y todo el equipamiento necesario para realizar una reunión, entrevista o formación sin problemas, sino que se ha valorado el entorno y la atmósfera que se crea y que permite a las empresas que lo utilizan dar la sensación de EMPRESA, en el más amplio sentido de la palabra, y esto lo consiguen gracias al espléndido servicio que ofrecen siempre con una sonrisa en la cara y tratando a cada cliente como si fuera único. Cuando has utilizado un par de veces alguno de sus despachos por horas o salas de reuniones, realmente sientes que estás en tu propia oficina y así de una forma incluso involuntaria, lo trasmites a tus clientes.

En definitiva después de haber realizado infinidad entrevistas en hoteles o cafeterías, haber inventado infinidad de excusas para realizar las reuniones en la oficina de mis clientes, ahora puedo presumir de que tengo una oficina del más alto nivel, en la mismísima calle Velázquez, en una de la mejores zonas de Madrid y que si alguno de mis clientes aparece allí, va a ser recibido de forma profesional y con los “colores” de mi marca.

Deja un comentario