¿Cómo tener una entrevista de trabajo exitosa?

En el mundo laboral de hoy en día existe mucha competencia. Eso nos lleva a tener que destacar entre los demás sin importar el puesto al que estés postulando, en el siglo XXI no hay opción a fallar ni a ser uno más. Hoy en día no solo es importante el CV que vas ampliando con tu formación académica y profesional, el paso definitivo se encuentra en la entrevista presencial con los encargados de la empresa del puesto al que optas.

A continuación os facilitamos algunas recomendaciones y consejos básicos para conseguir unos mejores resultados en una entrevista de trabajo:
En primer lugar; la importancia de crear una buena primera impresión. Quien afirme que las primeras impresiones no son trascendentales miente. Esto cubre varios aspectos, desde la vestimenta hasta presentaciones formales. Es en ese momento, cuando destapas varios de tus aspectos psicológicos como tu seguridad, tu confianza y lo que es más importante aún, tu entusiasmo.

Como bien hemos comentado anteriormente, la vestimenta es otro de los factores a tener en cuenta ya que es una parte importante de la ya mencionada primera impresión. Hay que intentar adaptarse a cómo visten los otros empleados de la empresa e intentar ir acorde a esa imagen.

En segundo lugar; la puntualidad. No debes ser solamente puntual, debes de ser extremadamente puntual. Llegar sin prisas, con calma, ya que ese día uno ya está lo suficientemente nervioso como para añadir otra variable más innecesaria. Ese es uno de los pocos factores que podremos controlar ese día tan esperado. Las palabras, los movimientos, nuestra postura…todo se ve influenciado por los nervios y en el momento de la entrevista podemos llegar a perder el control parcial de estas situaciones. Es por ello, que llegar con suficiente tiempo de antelación puede jugar en nuestro favor.

entrevista de trabajoUna vez empezada la entrevista, es muy importante seguir ciertos pasos básicos como puede ser no distraerse con el teléfono móvil, gesticular con las manos de forma discreta, no esconderlas debajo de la mesa, prestar atención a la persona que te está entrevistando, escuchar con interés, asentir de vez en cuando con la cabeza, mirar a los ojos, aparentar la seriedad propia del momento, etc…

Estas recomendaciones que hemos comentados deben ir precedidas por cierta «preparación» días antes de la entrevista. Debemos conocer la empresa y el puesto, imaginarnos cuales son las posibles preguntas y nuestras diferentes respuestas. Nadie se conoce mejor que a uno mismo. Hay que estar preparado para contestar con seguridad, uno sabe qué ha hecho a lo largo de su vida, por qué y qué ha aprendido a lo largo del camino. Esta preparación nos ayudará a expresarnos mejor y a utilizar el vocabulario idóneo para así poder contestar con fluidez.

Es muy importante no mentir en ningún momento, ya que no solo consigues estar más nervioso, sino que además la verdad siempre acaba saliendo. Los responsables que se encargan de entrevistar son profesionales acostumbrados a captar contradicciones, mentir siempre será el peor recurso que puedas utilizar.
A continuación adjuntamos algunas de las preguntas más frecuentes en una entrevista: ¿Cómo te describirías? ¿Cuáles son los mayores retos a los que te has enfrentado en los diferentes puestos que ya has ocupado y como los has resuelto? ¿Por qué crees que este puesto debería ser tuyo? ¿Cuáles son tus fortalezas y tus debilidades?

En definitiva, debemos confiar en nuestra capacidad, nuestro trabajo y nuestra personalidad. Mostrarnos seguros, atentos y demostrar que nos tomamos en serio la oportunidad y valoramos el tiempo de nuestro entrevistador siendo puntuales, y cuidando nuestra vestimenta y actitud.

Deja un comentario