Domiciliar una sociedad, ¿por donde empiezo?

En ocasiones, al iniciar una actividad empresarial, nos planteamos alquilar o incluso comprar un local para llevar a cabo nuestra actividad. Sin embargo y teniendo en cuenta la situación económica que estamos viviendo, esto no siempre es posible e intentamos empezar trabajando desde casa. En estos casos, es lógico no querer poner en las tarjetas de visita la dirección del domicilio propio.

También hay casos en los que simplemente se tiene el centro de operaciones fuera del territorio español y se quiere tener presencia en España, o estamos cambiando la ubicación de la sede social, etc…

En todos estos casos, el hecho de poder utilizar una dirección en una localización inmejorables en el centro de Madrid, es muy importante de cara a los clientes.

Domicilio social en Madrid

Algunas de las situaciones en las que la domiciliación social es una muy buena opción para la empresa son las siguientes:

  • Cuando se tienen varias empresas y se quiere diferenciar entre ellas el domicilio social para que no haya confusiones
  • Por cuestión de imagen a veces es conveniente domiciliar la empresa en la capital, o en una zona privilegiada
  • Provisionalmente en el caso de no disponer de todavía de un domicilio en la ciudad donde se va a ubicar la empresa
  • Para tener más confidencialidad en el caso de trabaja desde casa

Los servicios que desde ELIGE WorkPlace ofrecemos, van mucho más allá de una simple domiciliación, y eso por eso que incluimos los siguientes servicios:

  • Domicilio social y fiscal en una de las mejores zonas de Madrid
  • Receción de correo y aviso al momento (certificados y paquetería)
  • Reenvio de escaneado de correspondencia o documentos importantes
  • Acceso a cualquier servicio del centro según las tarifas vigentes
  • Nº de fax general del centro

Además, en ELIGE WorkPlace entendemos que cada empresa tiene sus propias necesidades o su propia manera de trabajar y por eso intentamos siempre adaptarnos al máximo a las necesidades de nuestros clientes.

Deja un comentario