¿Existe el síndrome postvacacional? Aprende a combatirlo

No es raro que después de nuestras vacaciones sintamos que todo nos viene muy grande de repente y nos sintamos estresados y agobiados, de mal humor, con dificultad para dormir o incluso sin saber cómo afrontar otra vez la vuelta a la rutina. Por ello, en este post os daremos algunos consejos para afrontar la vuelta a la rutina lo mejor posible.

nueva oficina moderna1. Aprovecha tus momentos de relax.
Hemos vuelto a la rutina, pero eso no quiere decir que vayamos a estar las 24 horas del día trabajando. Disfruta de los pequeños momentos libres que tengas y haz aquello que te más gusta hacer. Por ejemplo, aprovecha para leer tu libro favorito tumbado en la cama, da un paseo al aire libre o sal a tomar un café. Esto hará que tu vuelta de vacaciones sea más llevadera.

2. Reajusta tus horarios.
Es normal que durante las vacaciones nos hayamos olvidado totalmente de los relojes. Sin embargo, para evitar los desajustes de horarios, sobre todo a la hora de dormir, es muy aconsejable que dos o tres días antes de la vuelta de vacaciones vayamos optando por trasnochar poco, irnos a dormir pronto y madrugar para no llevar a nuestro cuerpo a un cambio drástico de horarios después de nuestras vacaciones.

3. Mantente activo.
Para no caer en un agobio y estrés repentino, es importante que consigamos tener entre 30 y 60 minutos al día libres para hacer deporte. Esto aliviará la tensión, tendrás un menor grado de angustia, conseguirás relajarte, pero, sobre todo, aumentará tu bienestar general.

4. Tómatelo con calma.
Cuando vuelvas a trabajar, posiblemente encuentres que tienes demasiadas cosas acumuladas. Lo más importante es no entrar en pánico y querer hacer todo a la vez y rápido. Organízate y márcate objetivos. Lo mejor es saber priorizar el orden de tareas.

5. Vuelve de vacaciones algún día antes de incorporarte a tu puesto de trabajo.
Es muy probable que si volvemos de vacaciones un domingo y el lunes tenemos que incorporarnos a trabajar, veamos todo más negro de lo que realmente es. Lo ideal es volver de vacaciones 2 o 3 días antes para habituarnos al entorno y hacernos a la idea de que nuestros maravillosos días de playa han terminado.

En definitiva, el mundo no se acaba a la vuelta de vacaciones. Simplemente hay que saber cómo tomárselo con calma y con positividad, planeando incluso las próximas vacaciones.

Deja un comentario