Renovarse o morir

Renovarse o morir es una de las normas no escritas fundamentales para todo emprendedor. Cada negocio es diferente, pero el rechazo al cambio hoy en día no es ya una opción.

Nuestro éxito, e incluso supervivencia, como profesionales o empresas en un mercado tan competitivo como el actual es cada día más complicado y, sin duda alguna, está estrechamente ligado al cambio.

renovar empresaNo solo debemos hacer frente a los retos empresariales y a la competencia, sino a los nuevos modelos, nuevos mercados, productos y servicios sustitutivos que ayer ni podíamos llegar a imaginar.

La tecnología, los mercados y las preferencias de los consumidores cambian y evolucionan de manera constante y debemos ser capaces de adaptarnos al ritmo.

Es cierto que los gustos han cambiado, pero también lo han hecho las herramientas y métodos, y los conocimientos y recursos están mucho más cerca de nuestro alcance que nunca. Veamos algunos aspectos donde “Renovarse o morir” debe ser una de nuestras máximas.

  1. Nuestra estructura organizativa: En muchas ocasiones una estructura poco flexible, donde la comunicación no fluye, puede impedir el crecimiento y adaptación de un negocio a nuevas realidades
  2. Nuestra estrategia empresarial: La realidad cambia y así lo hacen también las demandas de nuestros clientes. Debemos renovarnos para ofrecer aquellas soluciones que pueden mejorar nuestra oferta y mostrar a nuestros clientes que no nos quedamos atrás y seguimos siendo una alternativa.
  3. Nuestro plan de marketing: Las herramientas y las plataformas cambian constantemente. Debemos conocer nuestro mercado y nuestro publico para acceder a ellos a través de los medios mas adecuados, conocer las tendencias, los nuevos modos de consumo de información, etc.
  4. Nuestros conocimientos y saber hacer: La formación constante es fundamental para cualquier profesional pero sobre todo entre los emprendedores. No solo debemos formarnos en aquellos avances de nuestro sector sino también en nuevas tecnologías, idiomas… Debemos formarnos y facilitar y promover la formación también entre nuestros empleados ya que esto además ayudará a su mayor motivación y reportara un beneficio personal y profesional para nuestra empresa.
  5. Nuestras herramientas: Es fundamental saber sacar partido de las nuevas tecnologías y beneficiarnos de las oportunidades de Internet abriendo una pagina web, haciendo uso de las redes sociales, llegando a nuevos mercados…
  6. Nuestra imagen: En ocasiones nuestro negocio necesitará un pequeño lavado de cara para no quedarnos atrás. No implica seguir todas las modas y perder nuestra esencia pero si debemos tener en cuenta que nuestras instalaciones se deterioran y requieren pequeñas obras, retoques estéticos, cambios en la decoración que pueden dar un aire nuevo a un espacio, revisar la estética de nuestra página web y material promocional. En definitiva, un pequeño cambio puede ayudarnos a mostrar la mejor versión de nosotros mismos.

Renovarse no es tarea fácil, requiere un gran esfuerzo, tiempo y dedicación e implica superar el lógico miedo a lo desconocido pero merece la pena arriesgarse y transformar nuestro negocio y sacar el máximo partido a los avances que están a nuestro alcance.

 

Deja un comentario