Teletrabajo: 3 puntos clave para lograrlo con éxito

Cada vez son más los trabajadores que optan por trabajar desde casa debido a sus múltiples ventajas. No es ningún secreto que la opción del teletrabajo siempre ha sido la más apetecible, ya que se pueden llegar a evitar las situaciones de estrés de los atascos, se podría aprovechar mejor el tiempo ganando cierta libertad horaria, incluso se podría coordinar mejor el tiempo de la vida familiar y de la vida laboral.

Sin embargo, así como hemos mencionado algunas de las múltiples ventajas de trabajar desde nuestra propia casa, si vamos a tomar este camino, también debemos tener en cuenta alguna de las más destacables desventajas: se puede llegar a sentir una cierta soledad debido a la ausencia de compañeros de trabajo con los que poder desconectar a la hora del café, también puede llevarnos a un exceso de horas trabajadas y el no ser capaz de saber cuándo acabar la jornada laboral, exige mayor fuerza de voluntad…

Teniendo en cuenta el lado positivo y negativo del teletrabajo, en este post explicaremos 3 puntos clave para hacer de tu casa tu oficina exitosamente y poder llevar nuestra productividad al máximo nivel.

1. Haz un horario y respétalo.
El error que se puede llegar a cometer al trabajar desde casa es el saber cuándo comienza la jornada laboral pero no cuándo termina. Para no trabajar de más o de menos dañando así la productividad, crea un plan diario e incluso semanal de todas las tareas a llevar a cabo durante el día y asigna un tiempo específico a cada una. De esta manera, tendrás visualmente las tareas a realizar y no estarás más horas de las que estarías en una oficina.

2. Espacio de trabajo.
Para poder tener la productividad deseada y llevar a cabo nuestros objetivos dentro del horario fijado de trabajo es importante realmente hace de nuestra casa nuestra oficina; es decir, trabajar desde la cama o desde el sofá puede parecer tentador, ¿verdad? Sin embargo, puede traer consecuencias muy negativas en el desarrollo de nuestro trabajo. Por lo tanto, crear un ambiente de trabajo adecuado libre de distracciones es la mejor opción para exprimirnos al máximo.

3. Descansa.
¿Parece obvio verdad? Al estar en nuestra propia casa trabajando, nos puede llegar a dar la sensación de que los descansos no son necesarios. Sin embargo, el trabajo que estás haciendo es el mismo que estarías haciendo dentro de una oficina. Establece periodos de descanso y cúmplelos: toma un café, come a tu hora, levántate de la silla de vez en cuando… Así lo que conseguiremos será despejar nuestra cabeza y al volver, concentrarnos de nuevo mucho mejor.

Pero lo más importante de todo, es encontrar el entorno perfecto para poder desarrollar nuestro trabajo de la forma más eficiente y productiva posible, ya sea desde casa directamente, desde una oficina tradicional o un espacio flexible como un centro de negocios.

Deja un comentario